¿Se pueden eliminar las estrías?

Las estrías se dan en momentos puntuales de la vida de las mujeres, como en la pubertad, el embarazo, o los cambios bruscos de peso, entre otros. Existen personas, épocas y etapas en las que tienden a aparecer más y su causa se debe a la falta de elasticidad, hidratación y nutrición de la piel, que hacen que ésta no cumpla los requisitos mínimos para adaptarse a dichos cambios. La rotura y retracción de las fibras elásticas en la capa de la piel llamada dermis hace que la piel pierda su elasticidad en esos puntos, adquiriendo ese aspecto tan característico de la estría.

Las estrías se pueden evitar hidratando bien la piel, bebiendo mucha agua, teniendo el peso controlado y realizando masajes con cremas específicas, en zonas donde se acumula la circulación y con la piel en tensión. Pero hay que tener en cuenta que a veces no será posible evitarlas ni suavizarlas.

¿Qué tipos de estrías hay?

Las estrías son roturas de las fibras de colágeno elastina y reticulina y, según las causas, podríamos clasificarlas de la siguiente manera: de la pubertad, debidas a cambios hormonales en la pubertad ligados a cambios corporales o “estirones” que sufre el cuerpo y que provocan este tipo de estrías; de distención, que van asociadas al cambio brusco de peso, ya sea de aumento o pérdida del mismo; atróficas, que se caracterizan porque son a causa del estiramiento y rotura de las fibras, a través del aumento de masa muscular y de los movimientos forzados de los deportistas y, por último, las de gravidez, que se originan generalmente durante el embarazo, aunque también aparecen en algunos casos a causa de la diabetes.

 Suelen aparecer en el vientre, las caderas, los glúteos, los senos y los muslos, ya que todas estas zonas están sometidas a mayor presión.

¿Es posible eliminarlas?

Una vez estos pequeños desgarros y roturas de las fibras aparecen en la piel, es muy complicado deshacerse de ellas. Si bien es cierto que la estría tiene dos fases: la rojiza, que es la más reciente y, la nacarada (o ya cicatriz) que sería el estadío final de la rojiza. En este último caso es más complicado, ya que carece de circulación sanguínea y, por lo tanto, hay ausencia completa de fibroblastos. Es una rotura interna de la piel y lo único que podemos hacer es disimularlas y que se vean menos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *