La gaseosa en el embarazo, un peligro latente

Existen muchas dudas sobre si beber o no gaseosa durante el embarazo. En esta etapa tan delicada debemos tener mucho cuidado de lo que injerimos y tener en cuenta que todo lo que ingresa a nuestro organismo será parte de la dieta de nuestro bebé ya que a través del cordón umbilical le transferimos nutrientes y todo lo que podamos consumir.

Por su parte se sabe que la gaseosa no aporta grandes beneficios para la salud, se podría considerar un pequeño gusto, siempre y cuando no seamos dependientes de ello.A diferencia del agua con gas las bebidas gaseosas sí son perjudiciales para la salud, ya sea que estés o no esperando un hijo.

Debes saber que estos alimentos que perfectamente podrían ocupar los primeros puestos en la categoría de “comida chatarra”, contienen altas cantidades de sacarosa, fructuosa, saborizantes artificiales, cafeína y otros muchos compuestos que conjuntamente con los ya citados incrementan la grasa corporal, son cancerígenos, causan daño al esmalte de los dientes, producen caries y provocan dependencia.

El hecho de beber gaseosas durante el embarazo también va en contra de la buena alimentación y la incorporación diaria de los nutrientes que tanto la madre como el feto necesitan, sobre todo, cuando esta bebida llega para suplir otros alimentos importantísimos y, por ende, limita el ingreso de minerales, proteínas, fibra y vitaminas al organismo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *